martes, 10 de noviembre de 2009

Mis queridos amigos...de milagro...Uff!! Qué sustoooooo!!!


Uff...! Mis queridos contertulios, menudo susto les he hecho pasar a mis sufridos amos. Gracias a Dios, que la suerte estuvo "de nuevo" de mi parte.  Mi espíritu inquieto y aventurero, me lleva a investigar todos los rincones de mi nueva casa, que como todas las casas antiguas y de campo tiene ratones. Pues bien, cada seis meses más o menos, la abuela de la casa esconde estratégicamente y en rincones insospechados unas pequeñas bolsitas de comida muy atractivas, pero muy peligrosas, al parecer, no sólo para los ratones sino para los animalitos cotillas y tragones como yo.

Aún, no entiendo muy bien que ocurrió. De pronto, yo estaba disfrutando de una especie de chocolatina de color rosa, sabrosísima que encontré bajo la escalera del desván, cuando mi amo, un señor muy alto y muy fuerte , se puso a gritarme como un loco y me arrebató un pequeño trocito que aún me quedaba por comer. Bajó las escaleras corriendo y preguntó a la abuela si sabía que era aquello que yo me estaba zanpando. "Ay Dios!" dijo la abuela, "eso es veneno para los ratones que se puso hace unos meses, antes del verano. ¿Dónde lo encontró?" - preguntó la abuela. "En el desván" dijo mi amo. Y ya todo fue un caos de nervios y de angustia que yo no alcanzaba a comprender. Mi amo, fue corriendo a despertar a mi querida amita que se encontraba descansando. Menudo despertar le dimos. Otra que se puso histérica de los nervios.

Llamaron urgentemente a mi queridos veterinarios de la Clínica Occidente, cuyo primer consejo fue: "...rápido hacerle tragar agua oxigenada, hay que hacerle vomitar..." Y así fue, vomite un poco, pero mi amo,  intranquilo cogió el coche y me llevó hasta la clínica, donde una de mis queridas veterinarias que estaba de guardia (porque "yo" las trastadas las hago los domingos, por fastidiar...) me puso una inyección anti coagulante. No entendía nada,  "otro pinchazo, pero si no hace ni una semana que me vacunaron...a que viene esto ahora..." pensaba yo. Pero debía ser grave la cosa, porque de repente escuché como le decía que tenía que darme otras dos inyecciones más.

- Menos mal, que te diste cuenta de lo que estaba haciendo, porque si no lo cogemos a tiempo ya estaba condenado..." pero que dice ésta, pensaba yo.
- Pues si... porque le vi comiendo un trocito que le quedaba y me pareció raro que a esas horas y  en el desván estuviera comiendo - contestó mi amo.
- Bueno, de esta esperemos que libre...
- Más nos vale, porque sino en casa hay una tragedia...

Y así fue, que regresando a casa, como de costumbre cuando tengo el estomago lleno, vomité por todo el coche de mi amo; pero esta vez, extrañamente no puso cara de enfadado, más bien parecía aliviado y contento. Bajé del coche como las balas por si acaso, entré en casa sin pensarlo dos veces y fui al encuentro de mi amita querida; tenía un aspecto triste y preocupado, me acarició muy tiernamente y buscó la mirada de mi amo como rastreando alguna respuesta alentadora:
- Tranquila, de esta libra. Además, los restos que le quedaban en el estomago los acaba de "sembrar" por toooodo mi coche - dijo medio sonriendo- como lo cogimos a tiempo no lo había digerido  y ahora, al vomitar en el coche  ha echado  trozos enteros del veneno.
- Entonces, ya está...no hay que hacerle un lavado de estomago o algo...- preguntó ansiosa mi amita.
- No, le han puesto una inyección anti coagulante y mañana y pasado mañana hay que ponerle otra. Con eso, todo irá bien.
- Esperemos...

 ***
Ya han pasado dos días y parece que estoy bien. Mi nueva familia aún está un poquito preocupada por mi, pero creo que todo irá bien. Sólo me queda deciros mis queridos amigos de cuatro patas que tengáis cuidado: "ser un glotón como yo puede resultar un tanto peligroso..." Y vosotros "humanos queridos" a ver si tenéis cuidado con las "golosinas" que dejáis por ahí...Grrrr!




2 comentarios:

Rubén Jardón

juer!! menos mal que lo pillasteis a tiempo y todo quedó en un susto... Me alegro mucho

Responder
Perséfone

¡Pequeño trasto!

Se me pasó por alto esta entrada, pero menos mal que te pillaron a tiempo y se pudo solucionar el problema.

Me alegra muchísimo que todo saliera bien, de corazón.

Un abrazo.

Responder

Dí lo que piensas...