viernes, 29 de enero de 2010

Mi primer viaje a la Cañada Real - Peralejo

Fotos: Jan 

Hace tres días que he cumplido siete meses y hace uno que he hecho mi primer viaje ¡laaaaaaaaaargo!!! Y digo largo, porque a mí me pareció interminable. Me subí al coche de un brinco, como siempre, contentísimo pensando que nos íbamos a la playa a echarnos unas carreritas, pero pronto me di cuenta de que algo iba mal…pasaron diez minutos y el coche no se detenía, al contrario cada vez corría más y había muchas curvas…demasiadas para mí. No pasaron ni veinte minutos y ya había vomitado toda la alfombrilla. La culpa, de mi amita, por darme un trocito de una barrita de chocolate belga que le había traído uno de sus  sobrinos. Menos mal que “mis amitos” no se enfadaron. Parecían contentos, pero yo no sabía porque, no lo entendería hasta unas cinco o seis horas después. 
Pasado este tiempo,harto de dormir debido al aburrimiento y eso que hicimos dos o tres paraditas por el camino, llegamos a Peralejo, en el Escorial – Madrid.
Justo al lado de este entrañable pueblo, al otro lado de la carretera, se encontraba nuestro destino:



Fundación José María Blanc para la defensa de la Naturaleza








Para mis amos, no era la primera vez, éstas era sus terceras Navidades en este magnifico espacio natural; un lugar tranquilo donde poder disfrutar de su numerosa familia durante unos días, lejos de las prisas y de los problemas cotidianos.
Para mi, un inexperto canido, fue toda una aventura donde además de conocer  a mi numerosa familia de dos patas pude conocer a un montón de animales representativos de nuestra fauna; animales, que en su mayoría han sido recogidos por el centro después de haber sufrido algún percance en su hábitat natural, siendo devueltos a su entorno una vez recuperados; aunque, en ocasiones, esto no ocurre teniendo que quedarse a vivir en el centro de por vida.
Algunos de estos animales son:

El Buitre Leonado (Gyps fulvus)



IMGP0528
IMGP0532

El Azor


IMGP0495 IMGP0496




IMGP0421
IMGP0427
El Mochuelo El Búho


Muchos de estos animales sufren las consecuencias de un entorno un tanto hostil puesto que además de enfrentarse a la brutalidad de los humanos también tienen que luchar contra elementos impropios de la naturaleza como son los tendidos eléctricos, las trampas, los atropellos, el expolio de los nidos, los venenos y un largo etc..

Pero… para eso están mis nuevos amigos de la Cañada Real, para intentar recuperarlos y dejarlos de nuevo en libertad.

A la mañana siguiente, bien temprano, cuando estábamos desayunando mis amos y yo, apareció nuestro entrañable y querido amigo Emilio para saludarnos y comprobar que todo estaba en orden y que no nos faltaba de nada.

- ¡Hombre, buenos días pareja!
- ¡Buenos días, Emilio! ¿Qué tal?
- Estupendamente, y vosotros ¿todo bien?
- ¡Genial…como siempre!. Un poco dormidos todavía pero bien, dispuestos a darnos un paseo con el chucho. – “¡Dijeron chucho! ¡Me han llamado chucho! pensé yo metiéndome en el medio de los tres”.
- ¡Anda, pero si este año hay perrita nueva! – dijo Emilio.
- ¡Perritoooo! – Gritaron – Es un perro. – “¡Qué manía con cambiarme la identidad!”
- Pues tiene cara de perrita…¡jejeje! – volvió a decir Emilio.
- Sí, todo el mundo piensa lo mismo, pero no…¡es “un perrin”! – dijo mi amita muy asturiana ella.
- ¿Así que vais a ir a dar un paseo por el centro…? Pues, no acercaros con el perro a la zona de los lobos… – ¿Lobos…? pensé yo. – No tiene porque pasar nada, pero si se os escapa el perro y se acerca a la valla igual corre peligro. – Aconsejó Emilio a mis queridos amos.
- Pero…¿a través de la valla no le pueden hacer nada, no? – preguntó mi amita.
- Bueno, no diría yo tanto. En realidad está prohibido entrar en el centro con perros, con vosotros hago una excepción porque sé que solamente los paseáis alrededor de la casa. No hace mucho un señor insistió e insistió  en entrar con su perro. Las normas del centro no lo permiten pero él insistió diciendo que era “bajo su responsabilidad”. Al final se puso pesado y le dejamos entrar…y pasó lo que más temíamos…el perro se acercó a la valla, los lobos comenzaron a rondar disimuladamente ganándose su confianza y cuando el perro bajo la guardia e introdujo el hocico a través de la malla, lo atraparon…no lo soltaron hasta que lo asfixiaron.
- Y el señor, ¿qué dijo? – preguntó mi amito que me miraba con cara de… ¡como se te ocurra escaparte “te mato yo”!
- Pues, se llevó el disgusto de su vida. – Contestó Emilio – Así que procurad que no se acerque.
- No te preocupes Emilio, ya evitaremos esa zona. Gracias por avisarnos y sobre todo por dejarnos traer a los perros también de vacaciones.
- Nada…teniendo cuidado y no llevándolos a pasear por la senda no pasa nada. Y ahora, a disfrutar de las vacaciones.

Y así fue, mis amitos queridos cumplieron las ordenanzas y yo me quedé sin ver a mis colegas, que por cierto podéis ver en la foto inferior. ¿A qué parece que están un poco mosqueados? ¿Por qué será? Tal vez, porque hay gente que quiere su extinción completa…Pues yo pienso que si están sobre la tierra será por algo…su función tendrán. Pero, claro, como los de dos patas quieren  todo el terreno para ellos; pues, a los demás “que les den”.  (Sobre este tema estoy recopilando información para un próximo post) 


IMGP0526



IMGP0410
IMGP0415
IMGP0519
IMGP0520

Son chulos mis congéneres, ¿a qué sí?

Los cuatro días que pasamos en el centro fueron estupendos a pesar del frío de la sierra. Escuchando las conversaciones de los “mayores de dos patas”, pude enterarme de las actividades que se realizan en el centro durante todo el año y que podéis cotillear, por si os interesa, en los siguientes enlaces a su web:

PROGRAMA DE ACTIVIDADES Y VISITAS
Colonias de verano en inglés
Colegios y grupos
Visita virtual

Puedo asegurar que el entorno es muy bonito, tranquilo y sin peligro para los pequeñajos, disponiendo además de unas estupendas instalaciones para dormir, comer, estudiar y también jugar. Tanto yo como mi familia (que somos entre adultos y pequeños unos treinta cuatro) os recomendamos que os deis una vuelta por el centro, merece la pena por los animales y por el personal, que es estupendo. Y desde aquí, aprovecho para agradecer a todos la oportunidad que nos brindan de pasar unos días de paz y sosiego con toda la familia reunida.
Aquí os dejo un pequeño pase de diapositivas con algunos de los animales que se pueden ver. Espero que os gusten.


Si tenéis oportunidad no dejéis de hacerles una visita, estaréis colaborando en la conservación de la naturaleza.

Como llegar...


Ver mapa más grande



2 comentarios:

Cristina

Soy de Madrid, y no conoci Cañada Real hasta el año pasado, que nos llevaron en un curso que hice de Carnivoros Ibericos, es que soy estudiante de Bilogia. El sitio no es muy grande, pero la verdad es que es increible la cantidad de animales que tienen y lo cerca que los puedes ver. Ade+ tienen casi todos los representantes carnivoros de la peninsula. Increibles los linces. Se lo recomiendo a todo el mundo

Responder
IRUK

Hola Cristina...Nosostros fuimos por primera vez hace tres años, nos encantó y es un sitio donde poder ver algunos animales de cerca...sino fuera así no prodríamos ni olerlos...bueno, yo como soy canido " a lo mejor si" jejejjeje. Un saludo

Responder

Dí lo que piensas...