jueves, 25 de febrero de 2010

La leyenda del Dios Kan…la piedra mágica.

 La leyenda primitiva de mis ancestros, recelosa del resto de especies, escondía tras bellas palabras el lugar exacto de su situación; antiguo lugar de peregrinaje, lugar sagrado , templo natural a nuestro gran dios “Kan”… protector de hombres y mujeres  en sus sangrientas batallas; pero…, allí estaba, ante mis ojos incrédulos: majestuoso perfil del dios “Kan” esculpido en piedra. ¡Qué hermosura!  
Parte de la leyenda dice así:
”El dios Kan, protector y guardián, surgirá de entre las aguas para engrandecer el alma de los perros protectores, bendiciendo su espíritu fiel y atento…
Permanecerá manifiesto y presente por breve tiempo, ocultándose bajo las aguas, guareciéndose de los muchos enemigos.
Solamente los elegidos encontraran el rastro de su camino y sólo los más valientes hallaran su destino…
Y mayor destreza tendrán aquellos que su rostro logren husmear…
Los ancianos alabaran a los valientes y los más sabios, hallaran envueltas en estas palabras las silabas celosas de su cobijo.”

Sin dudar, ladré y ladré como un loco a mis amos, tenían que fotografiar tan bella escultura; serían mis testigos, la llave de mi éxito como arqueólogo de mi especie  y así fue, fieles a mi intuición caminaron hacia mi, siguiendo mis brincos nerviosos de roca en roca…No me hizo falta señalar la cámara, rápidamente comprendieron mi emoción y el “clic, clic, clic..” comenzó a sonar.
IMGP1696
IMGP1697
IMGP1698 
Esta es la piedra mágica, lugar sagrado de los “perros protectores”, lugar de descanso y meditación; espacio de “invocación al valor, la sabiduría y la fortaleza” para proteger y cuidar  de los fieros, primitivos y torpes humanos.

IMGP1701 IMGP1699 
Queridos aventureros, la piedra mágica de nuestro dios Kan, oculta ya bajo las aguas, aguarda su eterno destino: una y otra vez renacer para morir.
Una pequeña misión me fue encomendada por el dios protector:

Transmitir su pesar por tantos abandonos, por tantos maltratos, por tantos desprecios, por tantas injusticias hacia nuestra especie  por parte de  nuestros protegidos, los humanos. ¿Qué mal les habremos hecho…? Ninguno, sino protegerles y acompañarles fielmente en sus destinos, para bien y para mal, soportando sus bondades y sus maldades…
Pero, también transmitir su alabanza a todos aquellos que nos amparan con su afecto, su cariño, su compañía y su respeto.

Por eso, junto mi amita  Marisa (alias Kaviva Xarxu), emprenderé mi misión, junto  con todos aquellos que nos quieran acompañar, a través de pagina en Facebook: Las Historias de Iruk. Un espacio para compartir, debatir e informar  lo bueno y lo malo sobre nuestra  vida con los humanos.
Sí, ya sé, son muchos los sitios en la red que defienden nuestros derechos y nuestra vida;  pero ,en nuestro grupo, no sólo vamos a juzgar a los “malos”  amos,  también vamos a ensalzar a los “buenos” para que su ejemplo cundaaaaaaaaaaa….de una vez.
¡Animaros!  Uniros a nuestro grupo y compartid con el mundo entero las cosas buenas…


Cosas y noticias como esta:



0 comentarios:

Dí lo que piensas...