martes, 18 de mayo de 2010

Si los peces hablaran…

figueras


Si, queridos aventureros, cuenta la leyenda que más cerca de los 70 que de los 60, esta hermosa tierra vio nacer a Marisa, mi amita. De aquí partiría,  con tan sólo un mes, camino de Cayés, otro precioso pueblo de Asturias, a las faldas del Naranco donde se crió y donde pasó una de las infancias más felices que os podáis imaginar.

Pero, hoy, no vamos a contar sus aventuras en Cayés, hoy vamos a hablar de Figueras, su tierra natal; un antiguo pueblo ballenero de la Ría del Eo. Un pueblo de “hombres y mujeres de mar y de campo”, que a lo largo de los siglos lucharon contra viento y marea por “sobrevivir y vivir” de sus verdes campos y de su azulado mar, suministro inagotable durante mucho tiempo.

Tanto tiempo, que durante toda la Edad Media, una forma de supervivencia fue la caza de la ballena. Desde Llanes (oriente de Asturias) pasando por Ribadesella, Lastres, Tazones, Gijón, Candás, Luanco, Avilés, Cudillero, Cadavedo, Luarca, Puerto de Vega, Tapia hasta llegar a Figueras se practicaba la pesca de la ballena. Pero esta pesca, naturalmente no se realizaba en grandes barcos factoría atiborrados de arpones que más bien parecen lanzamisiles. No, aventureros, no; aquellos valientes salían a cazar ballenas en pequeñas embarcaciones, similares a las  utilizadas hoy en día el País Vasco, Asturias y Galicia para competir en las regatas: las actuales traineras.
Desde las Atalayas, los vigías podían avistar cuando un grupo de ballenas se acercaba a la costa; entonces, los marineros presurosos preparaban las embarcaciones y salían a faenar; pero no regresaban con cientos de ballenas muertas, regresaban a puerto con una, dos o tres. Sin embargo, en el siglo XVIII, la población de las ballenas descendió y poco a poco fueron desapareciendo de las costas del Cantábrico.

Qué ocurrió? Pues, “sobrepesca”. Exactamente lo que ocurriría durante el siglo XIX y XX con otro tipo pesca, como el bonito, la merluza, el bocarte, la anchoa, etc. Hasta mediados del siglo XX las embarcaciones eran de madera y de pequeña envergadura, donde los pescadores pescaban para, simplemente sobrevivir y sacar adelante a su familia: “el día a día”. Aún así, en Figueras llegaron a existir siete fabricas de pescado, que para un pueblecito tan pequeño se dice pronto.
Pero, ya entrados en los 70, las embarcaciones se fueron haciendo más grandes, con más eslora, con más capacidad en sus bodegas, con más autonomía para estar fuera varios días, lo cual aumentaba las capturas y como no, las ganancias.

Y ya se armó la gorda, porque durante los 80, todo evolucionó muy rápido, la flota pesquera comenzó a cambiar los barcos de madera por barcos de hierro, con muchísima más capacidad y más estabilidad en el mar; barcos de arrastre, que valga la redundancia “arrastraban” todo. Como decimos ahora: todo pa la saca.
Y qué pasó? más sobrepesca. Los caladeros fulminados.
Consecuencias, nuestros caladeros no eran rentables, hubo que pactar con otros  países para poder pescar en sus caladeros; pero, claro está, esto tampoco fue la solución, la sobrepesca continuaba y lo que es peor continua.
Hoy en día, en Figueras, Castropol y Ribadeo, no hay barcos de pesca. Los puertos se han convertido en bonitos puertos deportivos, en un afán de atraer el turismo.
_J022189

Quedan algunos pescadores con pequeñas embarcaciones, que faenan cerca de la costa, alternando temporada de pulpo, calamares, etc. Todo muy contralado porque también tienen unos meses de veda debido a la sobreexplotación.
La exposición de este triste hecho, que se ha convertido en un grave problema y que todos conocéis por los medios de comunicación, ha surgido por esta foto:


IMGP2820

Los recuerdos de la niñez son hechos que perduran para siempre en la memoria, pero quedan desdibujados cuando de repente escuchas el inconfundible sonido de las gaviotas detrás de la puerta de tu casa, sales corriendo y ves su inconfundible revoloteo; pero, ¿a qué barco persiguen? A ninguno. Ya no hay barcos que acechar para robar algo de pescado, porque tampoco hay pescado.

Me gustaría, que algún día, pudieran regresar aquellos recuerdos de mi niñez y mi adolescencia, cuando observaba la entrada de los barcos en la bocana de la ría rodeados de miles de gaviotas. Sin embargo, la realidad es muy distinta, porque ya no vivimos para sobrevivir y “sonreír”, vivimos para “consumir sin sentido”. Si los peces hablaran…cuantas cosas nos dirían?


Salvemos el Mar. No os perdáis este documental, cuando tengáis tiempo sentaros un ratito, dura hora y media. Año 2009.

Lo sentimos el documental ha tenido que ser eliminado por restricción de  copy right. 


Ah!!! Se me  olvidaba, Marisa es nieta, bisnieta y tatara taranieta por generaciones de pescadores (rama materna) y de labradores (rama paterna) y a mucha honra.


6 comentarios:

SOLO DE INTERES

Hola Iruck y Marisa, gracias por compartir a través de este bello relato, es diferente pescar para el día a día, que todo pa la saca, lamentable la sobre pesca que se dió en los ochentas, seguro que conla veda, pronto volveran las gaviotas por los pesqueros, como en parque protegido de Bahamas, es loable que en Cayés, un lugar tan bello, ahora esta en rubro de Turismo, por que es fuente alimentación también pero sin daño ecologico, impresionante el dato de pesca de arrastre que es igual arar 7 veces el mismo campo. Un tema para hondar, genialmente presentado y que nos invita a la reflección, los oceanos son el patrimonio de la humanidad, yo lo diria de la naturaleza a la que hay que cuidar y apreciar.Y asi caminar sobre el agua, como cuenta la leyenda. Un fuerte abrazo

Responder
Iruk Asturias y Marisa

Hola de SolodeInteres! Gracias, siempre estás. :) Si es una pena, pero yo creo que muchas de las cosas que hacen los humanos, son por dos cosas: por avaricia y por ignorancia; estoy convencida si la humanidad meditara sólo un poquito lo que hace, todo iría mucho mejor. Tenemos mucha arrogancia. ¿no crees?
Un abrazo.

Responder
Nacho Cembellín

Mira que me gusta vuestra tierra. Quizás me pase por Langreo la semana que viene por motivos de trabajo.

Y si, mucha avaricia e igual ignorancia.

Responder
Iruk

Nacho Cembellín.- Pues nada, cuando quieras aquí estamos. Ya sabes que Iruk está entrenando para echarse un carrera con Ámbar. Recuerda que tenéis la competición de Triatlón este verano en Figueras.
Y si, yo estoy convencida de que el mundo gira entorno a la avaricia de unos pocos y la ignorancia de otros, pero la ignorancia entendida como desinformación. Tu me entiendes.

Un abrazo

Responder
Gladys

Interesante historia y datos que nos dejas en tu post, Iruk. Increíble que a estas alturas todavía no comprendamos que debemos cuidar nuestros mares y recursos...pero es que somos tantos y no todos concientes de que hay que cuidar y proteger a nuestra amada Tierra.

Besos Iruk!!

Responder
Aurelia Cuesta

Hola Iruk y Marisa!!!!!!!!!!!!!
Muy bien expresados tus recuerdos.
El ser humano no piensa, para ello estan los Iruks.
Quiero agradecerte el mensaje que me dejaste sobre las fotos de Lugones.
No te preocupes, que con tus recuerdos, la morriña se ha calmado.
Solo me queda felicitarte por la atención que brindas a tu padre, habla de la belleza de tu alma.
Fuerza, estoy contigo.
Un fuerte abrazo para tí e Iruk.
Aurelia

Responder

Dí lo que piensas...