martes, 8 de junio de 2010

Plásticos en nuestros Océanos

images

Día mundial de los Océanos
En realidad:

¿Esto le preocupa a alguien?

¿A cuántas personas les preocupa su estado de conservación?

¿Somos conscientes de que nuestros hábitos de consumo y reciclaje están destruyendo nuestros océanos?

¿Cuándo vamos de paseo por la playa o el campo y vemos plásticos de todo tipo tirados por aquí y por allá, los recogemos o miramos para otro lado?

¿Nuestros ayuntamientos, facilitan la labor de reciclaje en las poblaciones dispersas, situando contenedores suficientes y cercanos a la población o por el contrario los colocan a uno u dos km. de tu casa?

No voy a contestar a estas preguntas ni a otras muchas que se me ocurren. Creo que las respuestas las sabemos todos; pero, lo que si es cierto, es que la mayoría pecamos de cierta dejadez no sólo en reciclar sino también en exigir a nuestros queridos gobernantes que faciliten las labores de reciclado y que las campañas de concienciación social no se limiten a repartir cuatro folletos espléndidamente diseñados que, a su vez, acaban en el cubo de la basura.

Hace tiempo, leí una noticia en la que un tal Marcus Erikson, junto a su novia Anna Cummins y su amigo Joel Pascual, se embarcó en una extraordinaria aventura con el propósito de concienciar al mundo sobre el estado de salud de nuestros océanos: así que construyó una balsa con 15.000 botellas de plástico y el fuselaje de una Cessna 310 y partiendo de California puso rumbo a Hawai donde arribó después de trece semanas de navegación.

photo_05 photo_11
La balsa tenía unos 30 pies de largo y 4 velas, con lo que podía alcanzar una velocidad de aproximadamente 2 nudos, lo que equivale a unas 50 millas por día.

DSCN1823 photo_12
    
Una de los hechos más impactantes de esta travesía fue comprobar que después de casi tres meses en el mar, ninguna botella sufrió desgaste alguno. Para Marcus, esto afianzaba más aún su proyecto, pues se confirmaba la resistencia de estos plásticos.


Miles y miles de toneladas de plástico navegan por nuestros océanos o permanecen en el fondo de sus lechos. Materiales que tragan los peces, los mamíferos, las tortugas, las aves, las medusas…e incluso el plancton.

Para los científicos, no está claro que tipo de toxinas están liberando estos materiales a los océanos. Se calcula que en el ultimo siglo hemos vertido cien millones de toneladas de plástico al mar. ¿Pocas verdad? 

En este otro documental, que a lo mejor ya habéis visto, se habla de todo este problema, del cual todos somos un poco culpables, por irresponsables: Océanos de Plástico Espero que os guste.

Marcus y Anna continúan con su lucha por concienciar al mundo de lo que estamos haciendo. Estos son los enlaces a sus blogs, donde hablan de sus proyectos.

Junkraft  (2008) Viaje de 2.600 millas desde los Ángeles hasta Hawái
JunRaider (2009) Viaje de 2.000 millas en bicicleta desde Vancouver hasta Tijuana

Y, ahora, digo yo, después de ver lo que son capaces de hacer estos dos, ¿cuántos garrotazos en la cabeza merecemos los que no somos capaces de caminar dos km para llevar los cartones, los vidrios y los plásticos a sus respectivos contenedores? Porque, en mi caso, los tengo más o menos a esa distancia, con lo que al final, va todo al contenedor verde, más o menos clasificado. Momento de reflexión ¿no?



9 comentarios:

laMar

Excelente articulo mi niña! Aun no estamos lo suficientemente concienciados.
Un beso enorme

Responder
Manuel de la Fuente

Jajaja, seguro habría que usar esas botellas para construir los garrotes de los que hablas, tendrían un efecto maravilloso. :D

Responder
Iruk Asturias y Marisa

laMar_s.- Gracias mi niña. Es verdad, aún nos queda mucho por asimilar en nuestras estrechas cabecitas sobre este tema. Un abrazo enorme para ti también.

Responder
Iruk Asturias y Marisa

Manuel de la Fuente.- Jejjejje! Pues no sería mala idea eso de fabricar garrotes con las botellas, no: con lo resistentes que son.
Un abrazo Manuel, encantados de verte por aquí.

Responder
Yo misma

Con ese argumento, yo conveci a los hijos de mi prima que los globos no eran una buena idea, que luego iban a parar al mar, y a las ballenas. Ahora no se compran globos de los que salen volando y los que usan, los tiran a reciclaje! :P jeje!
En casa reciclamos, es cuestion de ponerte, no es tan dificil, solo acostumbrarse...
Besos preciosa!

Responder
Iruk Asturias y Marisa

Yo misma.- Hola preciosa!! No si el problema, muchas veces, no es el reciclar en casa, que es como tu dices: acostumbrarse; sino, tener que llevar el vidrio, los plásticos y los cartones a un km o más de tu casa. Ahí, es donde está la pereza. Mi opinión, es que deberían colocar más contenedores de reciclado, sobre todo en lugares donde la población está tan dispersa, como es el caso de mi zona. Seguramente en la ciudad en cada calle tenéis contendores, pero aquí ni en broma.
Y bien, por ti, ahí educando a la infancia con ahínco. Jjeejejej!!! Un abrazo preciosa.

Responder
Millz

Muy bueno el artículo. Comparto tu propósito y lo practico. Soy una defensora del medio ambiente. Especialmente del daño que el plástico o sus derivados le hacen a la fauna marina. Gracias además por seguirme. A la recíproca!!!

Responder
Iruk Asturias y Marisa

Millz.- Gracias!!! Todo lo que concierne al medio ambiente y lo relacionado con los animales me preocupa. Supongo que es porque siempre he vivido en el campo y frente al mar, y rodeada de animales. Me alegra que te haya gustado el artículo. Y estoy encantada de seguirte. Buen blog y buena singladura en tu nuevo viaje por la red. Un abrazo muy fuerte!!!

Responder
Tani

Todo un llamado de atención e invitación a reflexionar sobre como consideramos que los mares, bosques y los espacios en general son nuestros depósitos de basura. Algo de respeto a la naturaleza vendría bien.

Un beso

Responder

Dí lo que piensas...